Muchos sectores profesionales y sobre todo el de la industria farmacéutica, llevan a cabo continuas formaciones que son necesarias e importantes para el día a día de estos profesionales. Sabemos que este sector, al igual que otros muchos, deben estar en continua actualización de las novedades, productos, tratamientos y servicios que van mejorando por momentos.

Actualmente existen diversos tipos de formaciones cuyo objetivo es la adquisición de conocimientos de una forma dinámica y participativa. El aprendizaje grupal es cada vez más relevante.

Por ello, siempre hemos destacado la importancia de la gamificación en gran parte de nuestras dinámicas.

¿Pero qué es la gamificación?

Podemos definirla de una forma sencilla, como el aprendizaje a través del juego. Y eso es lo que nos gusta hace: jugar y divertirnos sin olvidar el objetivo fundamental que es aprender. Esta metodología está cada vez más extendida a nivel empresarial, convirtiendo algo que, en principio, puede parecer aburrido o complejo en algo atractivo y motivador.

Con la gamificación las acciones son más interactivas y se pone de manifiesto la relevancia del aprendizaje grupal a través del juego. Además podremos obtener, de forma inmediata, datos medibles sobre todos los temas a abordar.

Una aventura en equipo por la ciudad, juegos en la propia sala de formación, desarrollo de apps personalizadas según objetivos de la empresa, retos de juegos de forma individual y otras mil posibilidades que nos dan los juegos para aplicar a nivel empresarial. Es un mundo que siempre me ha apasionado y que consigue sorprender habitualmente a cada participante.

En mis más de 14 años de experiencia profesional en el mundo de los eventos, he trabajado con miles de personas y empresas diferentes. Esto me ha permitido comprender que las necesidades, los obstáculos o las discrepancias entre equipos suelen ser similares en la mayoría de casos. Puedo detectar fácilmente cuáles son los aspectos a tratar, una vez definidos los objetivos. Cada juego o actividad siempre es una aventura, una experiencia a medida y son diseñados para sorprender a todos los participantes.

Los participantes normalmente consideran que el juego en el que participan es solo para pasar un buen rato o para conocerse entre ellos. Normalmente no caen en la cuenta de que detrás de cada “jueguecito” que le plantean desde su empresa hay un objetivo corporativo en pro del beneficio común.

Un simple juego puede ayudarnos a comprender la complejidad de un equipo, a integrar una serie de valores, normas o procedimientos que de forma tradicional se haría con una charla. También sirve para analizar a tu equipo y ver la conducta de cada uno de sus componentes, para realizar una selección de personal, para hacer entender las dificultades que tienen otros departamentos haciendo que se pongan en su lugar de trabajo, para obtener información sobre un producto nuevo…

Toda organización sabe o debería saber la importancia de tener un buen equipo de trabajo. Detrás de una gran empresa siempre hay un gran equipo.

En resumen, ¿Qué conseguiremos con la gamificación?

  • Reuniones formativas más dinámicas y participativas.
  • Aprendizaje proactivo y grupal.
  • Provocar la reflexión sobre los temas abordados.
  • Interacción entre los participantes.
  • Monitorización de los resultados y feedback inmediato.
  • Mejor retención de los mensajes y conocimientos a transmitir.
  • Mayor conocimiento de los participantes.

¡Volvamos a jugar y no dejemos de aprender!