Descripción del proyecto

Objetivos bajo presión

Situación

Llega la recta final del año y muchas empresas comienzan a hacer balance de sus objetivos anuales, en un año que está resultando tremendamente complicado.

En eso mismo se haya una empresa dedicada a los seguros, que ha solicitado nuestros servicios. Su ámbito de actuación es autonómico, teniendo varias oficinas en las ciudades más importantes de la región.

En los últimos cinco ejercicios habían logrado cumplir sus objetivos, pero este año se han visto desbordados por las circunstancias.

Esta claro que todas las empresas y profesionales se han visto “sacudidos” por los efectos que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha provocado. Todos hemos intentado adaptarnos a un entorno que cambia a toda velocidad y con medidas que hacen variar nuestro escenario de un día para otro.

En este escenario, los trabajadores no solo tienen que lidiar con las circunstancias de un sector altamente competitivo, sino que, además, tienen que hacerlo con las consecuencias provocadas por la crisis sanitaria.

Su petición era clara: necesitaban gestionar la presión, no solo la provocada por la consecución de sus objetivos, sino por los cambios y la incertidumbre que la pandemia había traído a sus vidas.

Nos indicaron que necesitaban que comenzásemos lo antes posible.

Acciones llevadas a cabo

Nuestro equipo de Motivateam se puso en marcha rápidamente y en 72 horas les diseñamos y presentamos un proyecto que abordaba los siguientes puntos:

Gestión de la presión por objetivos, y que, además, pudieran también utilizar en su vida personal.  El plan de trabajo se hizo en base a las siguientes herramientas:

Coaching empresarial

Sesiones grupales a través de nuestra herramienta Online Meetings by Motivateam. Enfocadas en los siguientes objetivos:

  • Principios básicos: organización del tiempo, planificación de tareas, concentrarse en lo importante, delegar y aprender a decir “no”. Y la más importante: la salud es lo primordial, practicar algún deporte, dedicarse tiempo a uno mismo para hacer lo que le guste, en definitiva, saber desconectar. Por último, aprender a distinguir que el trabajo bajo presión no significa obligatoriamente estrés.
  • Organizar el tiempo. Saber enfocarnos en lo realmente importante, distinguir lo prioritario, diversificar nuestras energías de forma que nuestro horario sea lo más eficiente posible.
  • Incorporar y desarrollar herramientas para saber reaccionar ante la presión y los momentos de estrés.
  • Darte cuenta de lo que ya has sido capaz de sacar adelante, respira y detenerte y mirar cuantas tareas has desarrollado ese día, o semana… Darte valor a ti mismo. No pensar solo en cuanto te queda, sino en lo que ya has realizado.
  • Echar mano de alarmas y recordatorios, en tu móvil o en tu ordenador o apuntado en una agenda. No somos invencibles, no podemos saberlo y recordarlo todo.
  • Pedir ayuda… A veces cuesta, pero también es necesario. Recurrir a los demás, apoyarse en el resto del equipo o en nuestro círculo social.
  • Y lo más importante, aprender a conocer nuestros limites, no aceptar una nueva responsabilidad y saber decir “no” a tiempo.

Actividades de team building

Desarrollamos una actividad en formato online que fuera por equipo y se pudieran conocer más y mejor entre ellos. Una actividad a través de una App personalizada que se podrían descargar en su dispositivo móvil en la que durante un tiempo ajustado tendrían que conseguir resolver el máximo de retos posible (fotos, puzzles, vídeos, preguntas…) y por tanto conseguir la máxima puntuación. El trabajo individual era importante, pero la victoria vendría de la mano del trabajo en equipo. La App nos facilitaría información medible sobre la implicación, la competitividad de los participantes y la integración dentro de la organización.

Resultados

Los resultandos nos sorprendieron de forma muy positiva. El fortalecimiento de su seguridad, basado en la organización, la planificación y no asumiendo responsabilidades con las que no se sentían cómodos, unido al uso de otras herramientas que les permitieran una gestión de la presión de forma saludable y eficaz, les permitió afrontar mejor la finalización del año con otra perspectiva. La incorporación de lo aprendido a su vida personal consiguió que su desarrollo laboral fuera más motivador. Y nosotros encantados con el fantástico “feed back” que recibimos de nuestro cliente.