Descripción del proyecto

Activando la comunicación interna

Situación

Un reconocido laboratorio con sede en Madrid contactó con nuestro equipo y nos comunicó una serie de necesidades que habían detectado dentro de varios departamentos. Después de varias reuniones y entrevistas personales, la conclusión de nuestro análisis fue la importancia de trabajar la comunicación interdepartamental.

La comunicación entre los departamentos no era eficaz y originaba duplicidad de trabajo, la no consecución de los objetivos determinados en la organización, conflictos entre los equipos y por tanto frustración y mal ambiente entre ellos.

Acciones llevadas a cabo

Después de tener toda la información, se determinó establecer una jornada fuera del ámbito laboral y por tanto estar en un ambiente diferente y relajado. Pusimos en práctica la activación de la comunicación interna combinando experiencia inmersiva y colaborativa con un formato de juego (La Gamificación)

La jornada empezó con un cocktail de bienvenida en el que tuvieron el encuentro de todos los participantes. A continuación, pasaron a realizar un juego por la ciudad a través de nuestra plataforma de aprendizaje en la que se hicieron equipos y todos tenían unos objetivos comunes y un tiempo limitado. Un recorrido intenso en la que tenían que interactuar entre ellos, conseguían una serie de informaciones necesarias para otros equipos e iban cumpliendo retos y obteniendo los puntos para el objetivo final. Una actividad en la que estaban en continua comunicación entre ellos.

Resultados

Al acabar la actividad, pasamos a una sesión grupal con todos los datos que, de forma inmediata durante la dinámica, ya habíamos obtenido. Acompañado de nuestro coach profesional, se consensuaron los resultados para remarcar las similitudes del juego con el ámbito de trabajo. No solo era una actividad lo que estaban haciendo, sino una forma de hacer el símil que había entre el éxito del juego y el de la consecución de los objetivos de cada departamento y por tanto de la empresa global. Por tanto, se vieron reflejados, como si de un espejo se tratara, viendo la importancia de la comunicación y por ende la formas y técnicas necesarias a aplicar. Una sesión en la que era importante la aportación de cada asistente para así poner en común y en valor todo lo que se había estado trabajando.

Al acabar, nuestro coach pudo aportar a la empresa los resultados medibles para poder continuar con el seguimiento.